CULTURA

Las ventajas de estudiar al aire libre

Generalmente las rutinas de estudio de cada estudiante incluyen una forma de encarar las temáticas, un método para resumir y organizar los materiales, y un espacio físico determinado. Sin embargo, variar este último factor e intentar estudiar fuera puede traer grandes beneficios para la concentración e innovación.

¿Dónde estudias? Apuesto a que lo haces en un escritorio perfectamente acomodado en tu habitación, en el que dispones de una amplia variedad de artículos y materiales que facilitan tus tareas. De vez en cuando, optas por la mesa del salón, el sofá o incluso tu cama, porque sabes que permanecer demasiado tiempo en un lugar resulta un poco aburrido.

¿Se te ha ocurrido la idea de optar por estudiar afuera? Quizá la idea de estudiar al aire libre no parece tan organizada a simple vista, pero créeme que es realmente positiva.

Algunas consideraciones previas
Lo primero que debes saber es que no todas las épocas son ideales para esta práctica. La idea es cambiar de espacio para distender la mente, no para concentrarte en sujetar las hojas que el viento quiere volar, o para que te pases la mayor parte del tiempo buscando una forma de calentarte las manos en pleno invierno. Lo ideal será que lleves a la práctica este hábito en días donde el clima no afecte tu estudio.

Además, el hecho de salir a estudiar fuera no tiene que limitarte en cuanto a artículos académicos y materiales. Siempre puedes encontrar una forma para llevar lo indispensable y tener siempre a tu disposición lo que necesitas.

Por si fuera poco, el hecho de estudiar fuera no quiere decir únicamente fuera de tu casa, no debes limitarte al patio de tu vivienda, sino que puedes ir más allá. Parques, plazas y espacios al aire libre en general pueden ser entornos ideales para estudiar.

¿Qué beneficios tiene esta práctica?
Entre los numerosos beneficios que estudiar fuera puede tener, los más destacadosson:

Pasear y conocer nuevos lugares.
Aprovechar los beneficios del aire fresco y la luz solar.
Disfrutar de un ambiente descontracturado que ayudará a eliminar el estrés.
Incentivar la creatividad, expandir la mente y favorecer la innovación.
Durante los trayectos de ida y vuelta puedes hacer la pausa que necesitas para asimilar mejor la información.
Es cierto que no todos los ambientes son ideales para todos los tipos de estudiantes, pero una vez que logres encontrar el espacio en el que te sientas cómodo y relajado, verás como estudiar al aire libre tiene más beneficios de los que esperabas.

Para estudiar no necesariamente necesitas estar encerrado en cuatro paredes, liberarte de tus espacios tradicionales es también una forma de liberar tu mente y permitirte desarrollar la creatividad al tiempo que aprovechas los beneficios del aire y el contacto con la luz del sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *