Cuanto más te esfuerces por aprender una lengua, más te costará lograrlo

Sabemos que aprender idiomas es fundamental para destacar en el mercado profesional. Pero en algunas ocasiones, aunque intentamos una y otra vez convertirnos en bilingües, no logramos incorporar correctamente los conocimientos de la nueva lengua… ¿Por qué ocurre?

Un grupo de investigadores del MIT se propuso indagar a fondo esta problemática para intentar averiguar por qué los adultos deben dedicar grandes esfuerzos al aprendizaje de un idioma, y fundamentalmente para entender por qué a pesar de las horas intentando lograrlo, en muchos casos los resultados no aparecen.

La ciencia comprobó hace años que los cerebros de los jóvenes poseen una estructura repleta de circuitos neuronales capaces de analizar sonidos y crear nuevos a partir de ellos, utilizando además un conjunto de reglas para construir palabras y frases. A medida que el cerebro y la persona envejecen y las reglas para manejar un lenguaje se afianzan, será realmente difícil que logre crear reglas para un nuevo lenguaje, por lo que las posibilidades de volverse bilingüe comienzan a descender a partir de la adolescencia.

¿Por qué para los adultos es más difícil aprender un nuevo idioma? Por la composición misma de su cerebro. Pero ese no es el único motivo.

Este grupo de investigadores del MIT demostró mediante una serie de experimentos que los adultos, al poseer un córtex prefrontal más desarrollado que los niños, dedican más capacidad intelectual al aprendizaje de un nuevo idioma. El problema es que este esfuerzo extra no es positivo, sino todo lo contrario, pues a mayor esfuerzo se obtienen peores resultados a la hora de descifrar y asimilar la morfología de una lengua. Es decir, que si bien el esfuerzo cognitivo extra puede ser positivo para aprender algunas palabras en una nueva lengua, no logra ser de utilidad para comprender las reglas gramaticales que regulan el idioma en cuestión.

¿Qué se puede hacer para remediarlo? Algunos investigadores intentan de alguna forma “apagar” el córtex prefrontal de adultos para estimular de forma magnética el cerebro e intentar obtener mejores resultados en el aprendizaje de la morfología de una nueva lengua, pero de momento no existe una alternativa capaz de reducir este índice de fracaso. Todo lo que podemos decirte es que cuanto más te esfuerces por aprender una lengua, más te costará lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *