EDUCACION

La falta de formación y motivación limita el uso de las tecnologías disponibles para enseñar música

Tocar en una banda por internet, mezclar melodías o aprender con un profesor virtual. Las nuevas posibilidades que la tecnología aporta a la música son infinitas pero, ¿se han adaptado los profesores a estas nuevas técnicas? Un estudio publicado por la Music Commision titulado Retomando nuestra ambición para el aprendizaje de la música revela que la educación musical corre el riesgo de quedarse desfasada si no es capaz de adaptarse a las nuevas tecnologías.

El informe, (en el que han trabajado 60 organizaciones y han sido encuestadas más de 5.000 personas) señala que “la tecnología podría ayudar a evitar que la música desaparezca de las escuelas”. Los profesores deben adaptarse a los nuevos métodos para que el modelo de formación actual no quede obsoleto en poco tiempo. No se trata de reemplazar el sistema clásico de enseñanza (no tecnológico) por uno nuevo basado meramente en apps, YouTube y redes, sino “de reunir lo mejor de la tecnología y de las lecciones tradicionales para crear una fórmula más sobresaliente”, reza el documento.

La carrera de musicología en la universidad o en un conservatorio aporta formación de concertista. Sin embargo, la mayoría de músicos titulados se dedican más a educar que a la interpretación. “La carrera de músico te enseña más herramientas para aprender a tocar un instrumento que a dedicarse a dar clases”, asegura Elías Azquinezer, director de la escuela de música Urkalia y representante del Consejo Asociado de las Reales Escuelas de Música (ABRSM) en España.

Los profesores han de tener un enorme interés por adaptarse a los nuevos medios porque “la enseñanza de la música está bastante anclada en el pasado”, comenta Azquinezer. Este profesor de violín y piano ha aprendido a adaptar sus clases a los tiempos. Utiliza aplicaciones como iRealPro, que simula una banda real que acompaña al músico mientras practica o Piano Practice Partner que modifica la velocidad de las partituras. “Vivimos en un mundo tecnológico y los jóvenes de hoy han nacido con todo ello, así que introducir nuevas técnicas en el aprendizaje les motiva y las lecciones son más amenas y divertidas.” Sin embargo, siempre se necesita un profesor detrás. “Algunos estudiantes de música empiezan solos con la ayuda de apps o youtube pero rápidamente se dan cuenta de que necesitan ayuda y acuden a una escuela de música o un conservatorio”, añade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *