EDUCACION

Estudiar grafología: una puerta abierta a una profesión con alta demanda

A pesar de que quizá no es tan conocida, las técnicas grafológicas desempeñan un papel fundamental en distintos ámbitos, como las investigaciones policiales, los procesos judiciales o el análisis de la autoría de documentos. No solo eso, sino que se trata de una profesión con una creciente demanda de profesionales bien formados y altamente capacitados. ¿Te has planteado alguna vez estudiar grafología?. Si la respuesta es que sí, estas son las claves que debes conocer.

¿Qué estudios puedo cursar para formarme como grafólogo?

La formación en España en el ámbito de esta técnica proyectiva se puede obtener en estudios de posgrado, como másteres, y en cursos especializados. Se trata de un tipo de formación cada vez más presente en la oferta académica en nuestro país y tiene un importante componente práctico. Estos son algunos de los estudios y centros en los que se puede estudiar grafología:

Máster en Documentoscopia y Grafología de la Universidad de Barcelona.
Máster en Grafoanálisis Europeo, Grafística, Grafopatología y Grafología Forense de la Universitat Autònoma de Barcelona.
Doble Máster en Pericia Judicial Caligráfica, Documental y Grafológica del Instituto Europeo Campus Stellae.
Curso universitario de Especialización en perito calígrafo y psicografológico del Centro de Estudios SURGE.
También es posible adquirir formación en la Asociación Grafopsicológica de España, el Centro de Grafología Sandra Cerro o la Sociedad Española de Grafología, entre otros.

 

¿Qué se aprende con estos estudios académicos?

Los estudios de grafología permiten desarrollar conocimientos con los que identificar y detectar rasgos específicos en documentos y escritos, a partir de los cuales poner en marcha una actuación pericial rigurosa, tanto en ámbitos institucionales como en instancias judiciales. Con esta formación se puede reconocer y verificar la autoría de todo tipo de documentos impresos y escritos, lo que permite analizar informaciones mercantiles y privadas, oficiales, de patentes y marcas, etc.

La grafología permite averiguar cuál es la personalidad de la persona que ha escrito un documento, por lo que un experto en esta materia puede reconocer rasgos psicológicos de la personalidad del autor. Esto puede ser demandado durante una investigación policial. Por otro lado, un perito caligráfico es capaz de distinguir quién ha escrito un texto y datar el momento en el que éste ha sido escrito. A todo esto hay que sumar que estudiar grafología forma sobre la legislación vigente en materia de privacidad de la documentación escrita.

¿Qué salidas laborales tiene estudiar grafología?

La grafología se aplica en este momento en numerosos ámbitos, por eso la demanda de profesionales con esta formación se encuentra en aumento en los últimos años.

Perito calígrafo

Grafología y peritación caligráfica no son lo mismo, pero un grafólogo puede especializarse en esta última y, durante la celebración de un juicio, ser requerido por magistrados y abogados para realizar una intervención profesional. Por ejemplo, para dilucidar si un documento es auténtico, ha sido manipulado o es falso. Este técnico, en una labor que se enmarca dentro de la rama de la criminalística, puede emitir un informe altamente especializado después de realizar una investigación en profundidad para comprobar si una firma es veraz, lo que ayuda a esclarecer casos como los de falsificaciones de documentos.

Selección de personal

Los departamentos de recursos humanos pueden recurrir a la intervención de un grafólogo para determinar algunos rasgos de la personalidad de los candidatos a un determinado puesto de trabajo. Aunque en España no se trata de una práctica común, en otros países forma parte del proceso de selección habitual. De esta forma se realizan proyecciones acerca del comportamiento del posible empleado si finalmente es elegido para ocupar la plaza vacante.

Ámbito sanitario

La psicología, la psiquiatría y la medicina pueden aprovechar las conclusiones a las que llegan los profesionales de la grafología en centros de salud mental y consultorios psicológicos y psiquiátricos, debido a que aporta datos sustanciales acerca del perfil psicológico de los pacientes. Muchos pacientes se sienten mucho menos intimidados redactando o dibujando (en especial cuando se trata de niños) que frente a otro tipo de test, más largos y complejos. Por otro lado, la grafopatología es la rama que se dedica a estudiar los rasgos que las enfermedades psicológicas y físicas dejan en la escritura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *