EDUCACION

Salidas laborales de la carrera de Traducción e Interpretación

Si eres un apasionado de los idiomas, es muy posible que te interese estudiar Traducción e Interpretación. A pesar de que puedas haber escuchado que existe cierto intrusismo en ese sector de actividad, lo cierto es que un buen profesional de la traducción y la interpretación tiene un valor enorme.

Veremos en este artículo cómo hay muchas posibles salidas profesionales para un recién egresado de Traducción e Interpretación. Existen, además, opciones laborales, como entrar en plantilla en una agencia o en una empresa, o bien ser, como la mayoría de los traductores, autónomo. Sea como sea, ¿qué se estudia en Traducción e Interpretación?

¿Qué se estudia en la carrera de traducción e interpretación?

Formalmente, Traducción e Interpretación (o Traductorado, como se le denomina en algunas regiones de América Latina) se refiere a los estudios universitarios que tienen como objetivo formar a mediadores lingüísticos profesionales, es decir, traductores e intérpretes. La traductología es la ciencia que rige la teoría, la descripción y la aplicación de estos estudios.

Como puedes imaginar, estos estudios combinan una buena base teórica y muchas prácticas. Lo normal es que los estudios giren en torno a una combinación lingüística de tres idiomas (o más), que se conocen como las «lenguas de trabajo». Serían, en primer lugar, la lengua materna (lengua A), o equivalente, de la que se entiende que el profesional posee un dominio completo en todos sus aspectos.

Por otro lado, la lengua B sería la primera lengua extranjera, o lengua de especialidad. Se dice que el profesional posee un dominio activo de esta, o, lo que es lo mismo, que va a trabajar desde y hacia dicha lengua.

Además, la lengua C es la segunda lengua extranjera. Se dice que el traductor tiene de esa lengua un dominio pasivo, o sea, que sólo va a trabajar desde dicha lengua hacia la lengua A. Es posible cursar más lenguas de dominio pasivo, claro.

La duración típica de estos estudios es de entre uno y cuatro años, dependiendo siempre del país en el que se cursen y del tipo de estudios al que se opta, es decir, dependerá si hablamos de un grado o un máster, y dependerá también del grado de especialización al que quieras llegar.

El objetivo final es que un intérprete o traductor conozca el idioma con el que va a trabajar a la perfección, pero también (muy importante) su cultura. Esto es decisivo para conocer los diferentes contextos del lenguaje, entender los matices de los mensajes asociados a la cultura popular, y poder hacer una traducción correcta, muy alejada de la traducción literal.

En cuanto a las asignaturas propiamente de traducción, incluyen traducción directa e inversa y una serie de especializaciones en diferentes ámbitos. Por ejemplo, piensa en traducción en el ámbito científico, traducciones técnicas (de productos o servicios de ingeniería, de videojuegos), o incluso en temas jurídicos y administrativos. Las posibilidades son enormes.

En definitiva, durante tus estudios de Traducción e interpretación vas a adquirir, sobre todo, conocimientos prácticos sobre el idioma en el que te quieres especializar, y adquirirás recursos sobre escritura y documentación en la lengua en cuestión.

Como dijimos al inicio, las salidas de la profesión de traductor e intérprete van más allá del ámbito editorial, y puedes encontrar trabajo en el mundo de los videojuegos, la localización, la interpretación bilateral y muchos otros lugares, que te explicamos a continuación.

 

Salidas laborales de la carrera de traducción e interpretación en 2021

Una vez finalizados tus estudios principales, tienes la opción más que recomendable de seguir formándote con algún máster mientras buscas trabajo. De hecho, la profesión de traductor es una de esas en las que siempre te vas a estar formando.

En cuanto a las salidas laborales, te vas a sorprender. Las profesiones más típicas, o las que más se nos vienen a la cabeza pueden ser la docencia y la industria editorial, pero, lógicamente, la traducción y la interpretación (por separado) son dos de las salidas obvias de estos estudios.

Otras salidas interesantes pueden ser las relacionadas con el turismo, la mediación lingüística e intercultural, o la gestión de recursos humanos. En el comercio exterior, un gran sector de actividad en España y en todo el mundo, un buen traductor es sinónimo de éxito comercial, pues comunicar a la perfección las bondades de los productos o servicios que exportamos es esencial.

Seguimos con profesiones relacionadas con las relaciones internacionales, la cooperación y el desarrollo, la administración pública, y un buen número de trabajos muy específicos (y diversos), que te enumeramos a continuación:

  • Gestión de redes sociales, sobre todo si se quiere comunicar hacia varios países con diferentes idiomas.
  • Intérprete en conferencias, intérprete telefónico o intérprete simultáneo (en la TV, en congresos, etcétera).
  • Creador de contenidos para Internet.
  • Traductor literario.
  • Consultor lingüístico.
  • Localizador o traductor de software.
  • Traductor en proyectos audiovisuales.
  • Traductor especializado en economía y finanzas.
  • Tester y traductor de videojuegos.
  • Corrector y revisor.

Como ves, no son pocas las salidas laborales de Traducción e Interpretación, y eso que solo nos hemos centrado en unas pocas. Las posibilidades son inmensas, y siempre que surja la necesidad de traducir de un idioma a otro, allí hay trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *